Dedícate a la Salud. EDIC

Hablando Claro

altEL BGF, ES HORA DE ATENDERLO

Debido a los actos irresponsables de pasadas administraciones, especialmente las decisiones que fueron tomadas por el exgobernador Luis Fortuño, hoy nuestra isla se encuentra sumida en una crisis fiscal sin precedentes. Si el gobierno de Luis Fortuño, del cual Pedro Pierluisi formó parte, hubiera mantenido un patrón de responsabilidad fiscal, hoy no estaríamos en esta situación.

Retiraron unos $600 millones de los Fondos Permanentes que financiaban las obras de la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura para utilizarlos en gastos recurrentes; aprobaron una ley para eliminar la prohibición de emitir préstamos o nueva deuda para el financiamiento de gastos operacionales del gobierno e incurrieron en un patrón de déficits operacionales que superó los $12,000 millones.

Como si fuera poco desviaron los recaudos del IVU, negociaron para que los pagos de la emisión de la nueva deuda y los refinanciamientos fueran extremadamente bajos durante los años de su administración, pero que aumentaran durante los años 2014 y 2015.

Por otro lado, aprobaron la nefasta Ley 7, promoviendo el despido de unos 25,000 empleados públicos para un ahorro de $800 millones, y se legisló para oprimir al pueblo con la aprobación de 14 nuevos impuestos.

El dinero generado se despilfarró en beneficiar a amigos y allegados del PNP mediante contratos millonarios que ascendieron a los $9,394 millones.

La pasada administración del PNP se caracterizó por un saqueo sistemático de los recursos públicos, así como del Banco Gubernamental de Fomento. Dejaron a esta institución bancaria en estado de crisis e incapaz de cumplir con sus responsabilidades.

Por ejemplo, emitieron millones de dólares en préstamos que vencen este cuatrienio y prestaron unos $2,200 millones a la Autoridad de Carreteras sin fuentes de repago. Con estas estrategias de emitir deudas sin fuentes de repago, la administración de Fortuño acumuló en el BGF sobre $4,000 millones en obligaciones para las cuales no había dinero con que pagar.

Los líderes del PNP no asumieron ni asumen la responsabilidad de sus desacertadas actuaciones, las cuales heredó la presente administración y que hoy atendemos con seriedad.

Hemos aprobado un proyecto de ley que permite al gobernador declarar una moratoria en el pago de la deuda pública, de manera que el gobierno pueda iniciar un proceso de reestructuración. Con esta nueva medida, le proveemos tiempo al gobierno para que pueda cumplir con sus obligaciones de manera responsable y eficaz.

Nuestro gobierno, a diferencia del anterior, tiene en su mente el bienestar de todos los puertorriqueños y de sus futuras generaciones. Por esto, hemos delineado un plan económico responsable para atender la crisis fiscal y evitar que se afecten los servicios esenciales.

Nosotros, a diferencia de los otros, sabemos cuales son las necesidades reales de nuestro pueblo y tomaremos las decisiones que sean necesarias para que el tema de la deuda pública sea cosa del pasado.



Compartir en Medios Sociales
 

Regístrate para poder comentar.

Redes Sociales - Conéctate

FacebookTwitter
Banner

Nuestra Portada