Dedícate a la Salud. EDIC

Hablando Claro

altGRACIAS MÓNICA POR HACER SONAR LA BORINQUEÑA

Este pasado fin de semana la tenista Mónica Puig demostró ante el mundo que con enfoque, esfuerzo y dedicación nuestro pueblo es capaz de lograr metas que a veces parecen inalcansables, al lograr obtener la primera medalla de oro para Puerto Rico en unas Olimpiadas. Mónica es una joven de 22 años que inició su carrera en el deporte del tenis a corta edad. Ya desde sus 14 años sabía que el tenis sería su vida, y desde entonces se ha dedicado con alma y corazón al entrenamiento en el deporte.

Con el sacrificio y apoyo de sus padres, Mónica fue forjando su camino en el tenis, demostrando que podía ser una de las grandes en el deporte. Con tan solo 15 años obtuvo su primer título en la serie de 18 años, tras imponerse en el IBMITF Junior Circuit  y comenzó su carrera profesional.

Destaco la pasión y el corazón que Mónica le ha puesto a su carrera en el tenis, al igual que el apoyo incondicional que ha recibido de sus padres, quienes siempre la han acompañado en sus torneos. Pues esto debe servir de ejemplo a todo el que tiene una meta por alcanzar.

El éxito que ha tenido Mónica en los Juegos Olímpicos se debe precisamente a ese optimismo y su forma de visualizarse en el futuro. Así como debemos mirar nosotros los retos que tenemos como país. No existen metas inalcanzables, ni sueños que no podamos hacer realidad.

Desde que Mónica comenzó su carrera tuvo claro que quería ser una de las mejores tenistas a nivel mundial y que quería traerle una medalla olímpica a su País. Y Mónica lo logró. Jugó con determinación y confianza en ella, logrando derrotar a grandes deportistas como Garbiñe Muguruza (tenista número 4 en el escalafón mundial, y la alemana Angelique Kerber (tenista número 2 en el mundo). Por otro lado, esta joven ha demostrado un amor profundo por su patria. Ese sentimiento de orgullo boricua, su humildad y su alegría contagiosa le han ganado el corazón de un pueblo, que este pasado fin de semana detuvo su rutina para vivir un momento histórico.

Las lágrimas de Mónica y de muchos de nosotros al escuchar La Borinqueña en los Juegos Olímpicos, representan el deseo de un Puerto Rico que quiere levantarse y la esperanza de un pueblo que mira hacia el futuro con optimismo.  La ruta de Mónica hacia el éxito no ha sido fácil, no obstante, su determinación la llevó hacia su sueño dorado.

Puerto Rico, al igual que Mónica, ha pasado por momentos difíciles. Sin embargo, tenemos la esperanza de que con sacrificio y determinación podremos echar a nuestro País hacia adelante.

¡Gracias Mónica, por ser nuestro ejemplo y por darnos esperanza!



Compartir en Medios Sociales
 

Regístrate para poder comentar.

Redes Sociales - Conéctate

FacebookTwitter
Banner

Nuestra Portada