Dedícate a la Salud. EDIC

Dando en el Punto

altEl NO sabía de Rosselló

Uno de los problemas que tiene la política en Puerto Rico es que los gobernantes y  nuestra clase política tradicional en momentos cuando la verdad choca con los intereses del partido y los intereses del país, se protege primero los intereses políticos sobre los intereses del pueblo.

Cuando el mismo escenario corresponde al partido opositor entonces las críticas, los insultos personalistas y los ataques políticos son la orden del día. El mejor ejemplo de lo anterior resulta ser el caso del escándalo Anaudi-Perrelló vis a vis el caso del alcalde PNP de Gurabo y el gobernador electo Ricky Roselló. Veamos los hechos:

Como es de conocimiento público el presidente cameral, Jaime Perrelló cometió el grave error político, entre otras barbaridades, de ayudar con un contrato público millonario a quien al mismo tiempo era miembro del comité de finanzas de su candidatura.

Tal conflicto de moral política trajo la catástrofe de su presidencia y de igual forma sus aspiraciones de reelección. Mientras eso sucedía, el PNP hizo su agosto al reclamar y señalar la falta de liderato de David Bernier ante la permanencía de Perelló en su silla legislativa y su permanencia en la papeleta del pasado 8 de noviembre.

Simultáneamente al “affair” Anaudi- Perrelló, el PNP y el entonces candidato Ricky Roselló tenían en la papeleta al alcalde de Gurabo, a quien era alto conocido la investigación que un gran jurado le realizaba por cargos por extorsión y de solicitar soborno a un contratista.

Ese dato era tan evidente que bajo la presidencia de Pedro Pierluisi (antes de la primaria del PNP) se había elaborado un orden de sucesión a nivel municipal en caso de que el alcalde fuera acusado. Ese hecho, es decir, el plan de sustituir al alcalde luego de su posible arresto, en aquel momento fue hecho público por el entonces secretario general del PNP, José Aponte.

De esta manera, se hace risible la reacción del gobernador electo Ricky Roselló cuando luego del arresto del susodicho alcalde dijo que no lo sacó de la papeleta porque él (Ricky Roselló) no “se deja llevar por chismes”, sino que se deja llevar “por acciones y realidades”.

Desde el punto de vista del análisis las declaraciones de Ricky Roselló de que “no sabía nada” sobre lo que venía sucediendo en Gurabo, le faltan a la verdad. Con esas declaraciones no necesariamente se actuó de acuerdo a las “por acciones y realidades” del caso.

Las acciones del caso, previo al advenimiento de Roselló a la presidencia del PNP, fue el hecho de haberse tomado la previsión de tener una orden de sucesión en caso de que se llevara a cabo el arresto del alcalde.

Tal hecho resultó ser una realidad inequívoca cuando el propio alcalde aceptaba públicamente el haberse establecido y aprobado por la Legislatura Municipal de Gurabo ese orden de sucesión ante lo que el mismo ejecutivo municipal sabía que era eminente. Ese acto de aprobarse un orden de sucesión es el que Ricky Roselló dice que no sabía o que eran chisme.

El escenario anterior nos trae a la memoria los famosos casos de corrupción bajo la administración de Pedro Roselló, en aquello donde se le atribuía que debió tener conocimiento o simplemente era un gobernante incompetente. Si lo malo que suceda en el PNP bajo una administración de Ricky Roselló será encubierto y despachado como “chisme” para proteger los intereses del PNP en contra de los intereses del país, entonces podríamos ver una administración parecida a la que nadie en este país, ni aun los novoprogresistas, se siente orgulloso.



Compartir en Medios Sociales
 

Regístrate para poder comentar.

Redes Sociales - Conéctate

FacebookTwitter
Banner

Nuestra Portada