Dedícate a la Salud. EDIC

EduPensar: Es Navidad

altLa Navidad en Caguas madruga y se viste de diversas maneras. Los sentimientos que acompañan a esta especial época nos inducen a otro estado anímico cuando, por ejemplo, asistimos a un concierto en la Escuela Libre de Música Antonio Paoli y alentamos al talento joven, cuando escuchamos los trovadores que se dan cita los domingos en la Plaza del Mercado, cuando se reciben multitudes en “Al Fresco” o cuando escuchamos desde un barcito de la ciudad una décima al estilo único del siempre recordado, don Luis Miranda.

La Navidad, así con ropajes musicales, nos llega también mediante una composición de mi amigo Roberto Angleró, titulada “Es Navidad”. Como soñar no cuesta nada en una Isla asediada por las diversas fuerzas que nos han traído hasta aquí en tiempos de la Junta de Control Fiscal, Roberto Angleró y otros boricuas de aquí y de allá nos empeñamos en imaginar un país mejor.

Esa idea es, precisamente, la que la letra de esta melodía de Angleró nos revela.  Ya al estilo orquestal único de Mario Ortiz se deja escuchar la emotiva voz de Chico Rivera, quien canta: “Qué bonito día/ que sol más radiante, que amanecer, que amanecer, que amanecer. /Qué lindas canciones/ llegan a mi oido, es navidad, es navidad, es navidad./ Ya los chiquitines/que juegan contentos/ se les notan en los ojos /brillantes de alegría/ que ha llegado ese día de la navidad.  /Cada carcajada/ y cada mirada, me hace feliz, me hace feliz, me hace feliz. Es que hay en el aire/ la paz y alegría/ que trae en este día, la navidad…”  (Los invito a buscarla en You Tube y verán, o mejor dicho, sentirán…).

El tema de la verdadera Navidad viene a mi memoria, ayudado por esta melodía de Angleró porque para poderla vivir en una experiencia muy personal, a todos nos hace muchísima falta salir de la rutina o la indiferencia y poder manifestar la capacidad de asombrarnos, primero y a primera hora, de un bello amanecer, así tan sencillo como eso. La alegría navideña no debería depender de que nos regalen un X-Box, un celular o cualquier otro invento moderno, sino que basta con que nosotros mismos, adentro, muy adentro, poseamos la capacidad de admirar una mañana más en nuestros días y darle gracias a Dios por ese regalo de vida.

La Navidad que Roberto Angleró sintió al escribir la referida melodía fue muy particular porque nos invitó, además de admirar la belleza de la Creación, a centrarnos menos en nosotros mismos y sí fijar nuestras miradas en quienes nos rodean, por ejemplo, en los niños, en los chiquitines y, ¿por qué no?, en los seres más vulnerables, muchas veces abusados cuando sus madres, padres y padrastros miran hacia otro lado, excepto a lo más importante.  Poder solidarizarnos con la sonrisa o la mirada de cada niño o niña es también Navidad porque el corazón se encarga de elevarnos a un estado en el que no necesitamos ni guirnaldas, ni arbolitos, ni inventos tecnológicos para poder comprender el verdadero sentido de esta importante tradición cristiana, época, sobre todo, de paz y alegría… genuina y sencilla, como nos quiso decir Roberto…

Como acto de vida diaria acostumbro a leer y a escuchar música, prácticamente, a todas horas y al llegar la Navidad escojo mis “cds” o los menús que he preparado en mi Ipod para ambientar mi hogar o mi auto.  Este preludio de la época más bonita del año no ha sido excepción y ayudado por los amigos de Facebook que comparten mis gustos musicales y, al mismo tiempo, tomando prestado de la página de Roberto Angleró en las redes sociales, mi navidad ya comenzó al recordar con Roberto grabaciones y experiencias musicales pasadas.

Mi navidad comenzó porque tuve la capacidad de recordar melodías, amigos y momentos especiales en mi vida. Mi navidad comenzó porque entendí cuánta riqueza hay en mí cuando puedo escuchar y trato de entender la melodía que nos regaló un imprescindible compositor de nuestro cancionero, haciéndole, a la misma vez, el mejor regalo que es poderle concebir como un ser de fina sensibilidad y musicalidad.

Es Navidad, sí, pero tenemos que redefinir su verdadero significado. Si es que sólo nos interesa empujar en las tiendas multinacionales a cuanta persona encontremos en el afán de conseguir una televisión moderna o cualquier chuchería, esa navidad será pasajera, liviana e intrascendente. Ahora bien, si es que todavía tenemos la capacidad de, primero, agradecer a Dios por lo que tenemos, entonces, sólo entonces, el aire se llenará con la paz y la alegría de una profunda y verdadera Navidad como la anhelan nuestros compositores, poetas y quienes sabemos valorar la grandeza de lo pequeño…

Felixlrm@gmail.com



Compartir en Medios Sociales
 

Regístrate para poder comentar.

Redes Sociales - Conéctate

FacebookTwitter
Banner

Nuestra Portada