Dedícate a la Salud. EDIC

Hacia el Progreso

altDos maneras de votar por la colonia

Puerto   Rico   necesita   atender   con   prioridad y solucionar   pronto   el   problema principal que tenemos, que causa desigualdad y división en nuestro pueblo. Es de carácter  urgente  resolver  el  estatus  político  de  la  Isla;  nos  ayudaría a recuperarnos socioeconómica  y  políticamente.

El 11 de junio tenemos que  enviar a Estados  Unidos un mensaje claro y contundente en contra del estatus territorial-colonial, y reclamar un estatus político digno que nos provea herramientas para salir del estancamiento.

El  elector  tiene  dos  maneras  de  apoyar  la  colonia  el  día  del  plebiscito;  la primera es votando bajo la columna que tiene la opción territorial-colonial actual, y la segunda  es  no  yendo  a  votar.  Al  no  ir  a  votar  estarías  dando  las  herramientas  a  los colonialistas y líderes del Partido Popular Democrático para alegar que el resultado no fue  válido  y  poder cabildear  en Estados  Unidos en contra  del  resultado del  plebiscito.

Por  eso  han  pedido  a  los  populares  que  no  participen  en  la  votación e  ignoren  los problemas que nos sigue causando el estatus político territorial actual. Es sencillo, si la colonia es derrotada, se lograría un cambio histórico y positivo en la Isla, pero el Partido Popular Democrático podría desaparecer.

Eso no les conviene a ciertos sectores con grandes  intereses. Todo líder  que  se  respete y  ponga los  intereses del pueblo por encima de su conveniencia o intereses partidistas debe promover que el pueblo ejerza su derecho y vote en el plebiscito por la alternativa que representa lo mejor para el bienestar de su familia y de Puerto Rico. Por eso tenemos que salir a votar en contra de colonia.

Como colonia, el gobierno de los Estados Unidos tiene la facultad de ejercer su poder y leyes sobre Puerto Rico sin que los puertorriqueños tengamos participación en sus decisiones, es decir nos dirige un presidente y legisladores por los cuales no hemos votado.

Otro ejemplo de la gran desventaja de ser colonia es la actual situación en la que nos encontramos, en medio de una crisis fiscal y con una Junta de Supervisión con poder  casi  absoluto  sobre  nosotros. La  estadidad  nos  permitiría  tener  representación con voz y voto en la Cámara y el Senado federal, igual que los otros 50 estados. Se nos acaba el tiempo. Es momento de actuar, no de cruzarse de brazos o irse a la playa. En el plebiscito, vota por la estadidad para Puerto Rico.



Compartir en Medios Sociales
 

Regístrate para poder comentar.

Redes Sociales - Conéctate

FacebookTwitter
Banner

Nuestra Portada