Dedícate a la Salud. EDIC

EN RESISTENCIA Y LUCHA

altEl pasado 17 de mayo fue liberado nuestro preso político Oscar López Rivera. No habían transcurrido dos semanas de su liberación cuando surgió una andanada de reacciones en contra de su persona. Primero fue que habló con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien lo llamó para felicitarlo por su excarcelación. Esto provocó una reacción adversa del secretario de Estado, Luis Rivera Marín. Este funcionario anexionista acusó a Maduro de tener un “régimen dictatorial” olvidando intencionalmente que el sucesor de Hugo Chávez, al igual que lo fue el Comandante, es un funcionario electo.

Luego como segunda andanada se critica la dedicatoria del Desfile Puertorriqueño de New York a Oscar López por sus vínculos con las extintas fuerzas de liberación armadas de nacional (FALN). La derecha puertorriqueña (entiéndase el PNP) en concubinato con las agencias de reprensión norteamericana están “mordidos” por la liberación de Oscar López.

Es obvio que la persecución contra nuestro preso político y el independentismo no ha terminado. Pero también resulta interesante la reacción de Oscar López en el tema del desfile. Ellos, léase el PNP y el FBI, deseaban que Oscar no fuera el homenajeado en la gran fiesta de la puertorriqueñidad en New York y por eso conspiraron con los auspiciadores del evento para que retiraran su apoyo económico. Pero les salió el tiro por la culata. Oscar López renunció a la dedicatoria del desfile y se les acabó el tema. A lo que no se renuncia es al homenaje que le rendirá su pueblo desde la misma 5ta. Avenida cuando Oscar camine junto a su gente.

Es decir, Oscar López no recibirá el aplauso de su pueblo desde una tarima, y si los recibirá desde la calle con abrazos y el calor humano de miles de boricuas que lo reconocen y admiran. A renunciar a la oficialidad del desfile Oscar López le envió una elegante y constructiva carta a la Presidenta del Desfile Puertorriqueño que lee como sigue; “Estimada señora Vázquez Cortés y miembros de la Junta del Desfile Nacional Puertorriqueño. Les escribo para clarificar cualquier duda en torno al honor que me han concedido y acerca de mi relación con el Desfile. En lugar de continuar como uno

de los homenajeados, quiero conceder ese honor, tal como establecí en una carta abierta publicada el 1 de junio, “a nuestros pioneros que llegaron a los Estados Unidos y abrieron puertas.

Debe ir a los activistas y oficiales electos que luchan por la justicia y por una sociedad más justa”. Además le concedo ese honor al pueblo – puertorriqueños y otros que aman la justicia y la libertad – cuyos años de trabajo en materia de derechos humanos llevaron a que el presidente Obama conmutara mi sentencia. El honor también va a aquellos que están enfrentando la crisis fiscal, de salud y de derechos humanos que Puerto Rico enfrenta en esta coyuntura histórica.

Como también declaré en mi carta abierta, marcharé en el desfile, como un abuelo y puertorriqueño humilde que a sus 74 años, y tras pasar más de 35 años en prisión, continúa comprometido con ayudar a crear consciencia sobre la crisis que enfrenta Puerto Rico. El 11 de junio, me sentiré orgulloso de marchar por la Quinta Avenida con mi gente, abrazando todas nuestras diferencias, celebrando nuestra puertorriqueñidad. No podemos permitir que quienes tienen el dinero y el poder dicten o tomen decisiones por el Desfile Nacional Puertorriqueño, y ustedes tienen el poder para lograr eso. En resistencia y lucha, Oscar López Rivera”

Como se aprecia en este asunto del desfile y como se dice en el argot Oscar “se la dejó en la mano” a los asimilistas PNP y a los yanqui. Vaya manera de decirles a los enemigos de la Patria “breguen con eso”.



Compartir en Medios Sociales
 

Regístrate para poder comentar.

Redes Sociales - Conéctate

FacebookTwitter
Banner

Nuestra Portada