Dedícate a la Salud. EDIC

EN MEDIO DE LA CRISIS PUERTO RICO SE UNE Y SE CRECE

altTras el paso del huracán Irma, el pueblo puertorriqueño ha demostrado la capacidad que tiene para levantarse y recuperarse ante cualquier situación difícil. Somos un pueblo unido y que trabaja incansablemente para asegurar el bienestar de todos. Esta experiencia con el huracán Irma nos demuestra, una vez más, la importancia de estar preparados ante la posibilidad de una catástrofe natural. Es necesario tener siempre al día nuestro plan de emergencias, tanto a nivel personal como colectivo. Este sistema atmosférico que nos afectó la semana pasada causó estragos en todo el Caribe, mientras que en Puerto Rico fuimos más afortunados. Aunque numerosas familias puertorriqueñas perdieron sus hogares y nos quedamos sin los servicios de agua y luz, tuvimos la bendición de no sufrir la destrucción que hoy viven nuestros vecinos caribeños. Tenemos la dicha de vivir en un País que se fortalece ante la adversidad y que cuenta con los recursos necesarios para recuperarse. Aplaudo la gestión de todos los servidores públicos que han trabajado incansablemente para traer la normalidad a nuestra isla. Igualmente, a todos los ciudadanos que han colaborado en las labores de limpieza, desganche y de apoyo a cuerpos de seguridad. Como puertorriqueño me siento orgulloso de la respuesta de mi pueblo ante esta situación. Puerto Rico se recupera, las familias afectadas ya comenzaron a recibir las ayudas necesarias, y el gobierno continúa sus esfuerzos para restablecer los sistemas de agua y luz. Mientras esto sucede, el pueblo puertorriqueño se ha esforzado en ofrecer ayuda a las islas vecinas donde reina el caos y el desasosiego tras el paso del huracán. No tienen alimentos ni gasolina, no tienen agua y casi el 100% de la población perdió su hogar. Ante esta situación, el pueblo de Puerto Rico se ha desbordado en ayudas. Hemos acogido a los damnificados en nuestra isla y hemos recogido suficiente agua, ropa, alimentos y otros artículos para enviarlos a las zonas afectadas. Esta acción demuestra que el corazón de Puerto Rico es grande, desprendido y solidario. Estamos demostrando que más allá de nuestros propios problemas, somos un pueblo agradecido de lo que tenemos, de lo que somos y de lo que representamos.



Compartir en Medios Sociales
 

Regístrate para poder comentar.

Redes Sociales - Conéctate

FacebookTwitter
Banner

Nuestra Portada