Dedícate a la Salud. EDIC

La perspectiva de género en la educación: Proyecto de País

altMucho se ha comentado sobre la Carta Circular de equidad de género implementada bajo la Administración de Alejandro García Padilla. Ya el gobernador electo Ricardo Rosselló anunció que derogará dicha carta para “garantizar” que la educación sexual de los niños recaiga en los padres. Es ahí que entendemos la frase de Baltasar Gracián: “El primer paso de la ignorancia es presumir de saber”.

El asunto no es nuevo. Incluso, es bueno recordar que la Ley 108-2006, ley que impuso al Departamento de Educación la responsabilidad de promover un currículo con equidad de género, fue aprobada por la Legislatura del PNP y firmada por el gobernador Acevedo Vilá en acuerdo bipartita.

La educación con perspectiva de género poco tiene que ver con la educación sexual. Incluso, algunos han osado de decir que lo que pretende la equidad es enseñar una orientación sexual, como si esta pudiese escogerse o enseñarse. Nada más lejos de la realidad.

Lo que se pretende, a través de un currículo con perspectiva de género, es que todo niño (sea verón o hembra) reciba una formación académica transversal basada en la idea de que todos somos seres humanos y merecemos el mismo respeto y dignidad.

Busca erradicar el discrimen, los prejuicios, los crimines de odio, la violencia contra la comunidad LGBTT, los inmigrantes y las mujeres; busca eliminar las distinciones entre hombres y mujeres, de que si eres hombre no debes ser enfermero o maestro porque son profesiones “para mujeres”, mientras que una dama no puede ser policía; busca erradicar la cultura patriarcal socializada y promovida por una educación anquilosada en el siglo veinte.

Enseñar a que un niño respete a su compañero (varón o hembra) por su orientación sexual no es enseñarlo a ser homosexual o lesbiana. Se trata de hacer valer, a través de la educación, la Sección 1 del Artículo II de nuestra Constitución: promover que la dignidad del ser humano sea inviolable.

Desde hace más de una década, ONU Mujeres ha recalcado que los esfuerzos para evitar una cultura de violencia deben enfocarse en la niñez y la juventud, pues es mediante la formación de valores, respeto y equidad que se logra combatir la violencia de género. Para lograrlo, es necesaria la incorporación de la perspectiva de género en los currículos escolares, prácticas educativas y actividades extracurriculares, tal y como estamos haciendo desde febrero del 2015.

¿Por qué el 53% de la población puertorriqueña son mujeres pero están relegadas a posiciones inferiores de poder? Un tercio en la Judicatura, una minoría en la Asamblea Legislativa, una sola gobernadora, no reciben igual paga salarial respecto al hombre y en la tasa de violencia doméstica copan las estadísticas de órdenes de protección, procesos judiciales y muertes. ¿Y algunos dicen que no hace falta educación con perspectiva de género? “Educad al niño de hoy y no castigarás al hombre del mañana”- Pitágoras.



Compartir en Medios Sociales
 

Regístrate para poder comentar.

Redes Sociales - Conéctate

FacebookTwitter
Banner

Nuestra Portada