Dedícate a la Salud. EDIC

7 MUJERES

altEl 7 es mujer, porque está preñado de significados infinitos. Está rodeado de un halo de misterio. Para Pitágoras era “el número perfecto”. Define desde las maravillas del mundo hasta los pecados capitales. Se considera una cifra que tiene poder en sí misma, que representa la totalidad del universo en movimiento. Siete fueron las formas de arte del medioevo.

Siete fueron las columnas sobre las que se edificó Roma, y siete las columnas sobre las que se construyó el Templo de Salomón. En la casa de Dios sobre la tierra se unen el tres divino con el cuatro terrenal. El siete evoca la finalización de un ciclo y su renovación, nuestra unidad interior, el equilibrio espiritual y corporal. Surge de la búsqueda de conciencia personal, del estudio y de la disciplina interior, como en el cábala. Nos habla de nuestra capacidad de conectarnos con nosotros mismos, de vivir en reflexión y de la toma de conciencia personal.

Este misterio del 7 se aplica en esta ocasión a las artistas plásticas en Puerto Rico. La colectiva de 7 Mujeres surgió de una búsqueda de artistas de los cuatro puntos cardinales de la Isla. Reunidas, hilvanan una propuesta pictórica. Nos hablan de carencias o de excesos; nos relacionan con un modo de vivir, con la espiritualidad, el trabajo intelectual y el desarrollo mental. Reflejan ese espacio de reconocimiento que desde los años 30 las artistas plásticas boricuas luchan por alcanzar. Como ejemplos de dicha lucha recordamos a las hermanas Massana, a las hijas de Cleto Noa, la Federación de Mujeres Puertorriqueñas (1975), Mujer Integrate Ahora (1973), la Asociación de Mujeres Artistas: grupo profesional de artistas plásticas (1983–1993) entre otras.

Lo primero que llama la atención de cada una de estas pintoras es el audaz manejo del color dentro de la temática figurativa. Obras estudiadas, con un dibujo sencillo, solido, sin exceso de pretensiones. Dibujo simple y suficiente para comunicar la idea general de la obra: no tiene aspiraciones naturalistas o anatómicas; pero es firme, a la vez sólido y simbólico. Los medios para la pintura son el acrílico sobre canvas y papel; piedra y mármol para las esculturas.

En las obras paisajistas el color es vibrante, equilibrado e inteligente, ajustado a la temática. La más joven artista de nuestra selección presenta figuras místicas de tinte surrealista en obras que parecen haberse escapado de una escena.

Estos trabajos muestran un equilibrio general, un detenimiento, una maduración importante. Muestran una limpieza visual (lirica) con simples pinceladas que transmiten emoción o representan una realidad. Una mezcla de textura áspera y lisa es factor que influye en la interpretación de la obra. Lo brillante provoca un flujo visual a través de todo el cuadro. Las piezas comunican, evocan con símbolos, trasmiten sentimientos y explican propósito. Las esculturas con formas amorfas enfatizan una verdad social a manera de reflexión mediante el uso de las texturas, del color del medio, por la fuerza del material y por su tamaño. Trabajadas sobre materiales duros, que requieren fuerza para su creación, la escultora transmite esa fuerza en cada una de ellas y a la vez una delicadeza visual.

En esta colectiva el espectador se enfrenta a 7 mujeres; artistas con 7 edades, 7 formas de plasmar, 7 propuestas, 7 pensamientos, 7 técnicas, 7 historias, 7 mensajes… 7 personas únicas. Mujeres distintas que convergen y se complementan a través del arte.

Mildred J. Collazo-Rodríguez, MFA

Curadora Colectiva 7 Mujeres



Compartir en Medios Sociales
 

Redes Sociales - Conéctate

FacebookTwitter
Banner

Nuestra Portada